sábado, 22 de septiembre de 2012

TÉCNICAS DE LA PSICOLOGÍA POSITIVA

  • Autor reforzamiento: muchas veces estamos más pendientes de lo malo que hacemos para autocastigarnos, como por ejemplo decirnos que no servimos para nada, que somos unos inútiles, pero no nos recompensamos por las cosas buenas que hacemos, como realizar un trabajo, escribir un artículo. El autor refuerzo o autorrecompenza ayuda a incrementar la autoestima y a tener un concepto positivo de nosotros mismos; el auto- refuerzo puede darse de tres maneras: uno es por medio de autoelogios, cuando me digo cosas positivas; ejemplo: cuando queremos a alguien le decimos cosas que le hacen sentir bien. Otra forma de autor refuerzo es darme un regalo por un buen comportamiento; por ejemplo, regalarme algo de lo cual estoy enamorado hace tiempo, como podría ser una camisa, un libro, etcétera. La última forma de autor refuerzo es hacer algo que nos guste cuando se finaliza un comportamiento que se quiere incrementar; por terminar de dictar una conferencia exitosamente, nos podemos permitir hablar con alguien cuya compañía nos agrade; podemos sentarnos a ver un partido de fútbol o baloncesto, según sea nuestro gusto. Acá es bueno aclarar que los reforzadores son muy individuales: cada uno tiene sus preferencias. Una cosa tan sencilla como ésta no nos cuesta nada y nos brinda muchos beneficios; como se dijo antes, incrementa la autoestima, también refuerza una conducta adaptativa y esto hace que se incremente la probabilidad de que se vuelva a repetir. Y por último, el autor refuerzo me hace sentir muy bien, me hace sentir feliz.
  • Sesiones de risa: a partir de los cuatro meses de edad, un bebé ya sabe reír. En la infancia nos reímos hasta 90 veces diarias, pero superados los 14 años, la cantidad desciende a entre 20 y 30. Es una pena, porque se sabe que el humor ayuda a reforzar los lazos sociales, reduce el estrés al ofrecernos una perspectiva menos seria del mundo, potencia el valor de las emociones positivas y es incompatible con otros estados de ánimo como el enfado, la ansiedad o la culpa. Nadie puede llorar y reírse a la vez; acá podemos traer a colación la siguiente frase: "El buen humor nos salva de las manos del doctor".
  • Escenas agradables al dormir: se recomienda imaginar escenas agradables al acostarse en la noche; esto facilita de forma sorprendente el dormir placenteramente, como lo plantea Alberto Amutio Kareaga en su libro "Teoría y práctica de la relajación". La imaginería sensorial (imaginar cosas agradables), es una técnica poderosa de relajación que trae, fuera del anterior, muchos otros beneficios. Estas escenas pueden ser del pasado (momentos felices), del futuro (visualización de estar realizando una actividad placentera) y también puede ser una fantasía (como estar volando).
  • Técnicas de relajación: hasta la saciedad está comprobado el efecto benéfico de la relajación para la salud del ser humano. Existen diferentes técnicas de relajación que se pueden aprender con práctica constante. Algunas de estas técnicas son, entre muchas otras: relajación muscular progresiva, meditación, yoga, respiración. En el libro "Teoría y práctica de la relajación" de Amutio Kareaga se pueden encontrar estas técnicas con su respectivo procedimiento. Como se dijo antes, hay técnicas para todos los gustos, las cuales traen beneficios en lo físico y lo mental.
  • Enseñar a rebatir pensamientos pesimistas: "Ni tus peores enemigos te pueden hacer tanto daño como tus propios pensamientos" (Buda); es una frase magnífica; por lo tanto hay que aprender a atacar los pensamientos malsanos, pues éstos son los que hacen que nos comportemos inadecuadamente y nos sintamos mal; es una habilidad que se aprende leyendo libros de autoayuda como "Pensar bien", "Sentirse bien" (Riso) o "Para salir del laberinto" (Álvarez); también se aprende esta técnica con la ayuda de un terapeuta cognitivo-conductual. Si adquirimos la habilidad de modificar los pensamientos irracionales o pesimistas (los que nos hacen sufrir innecesariamente) por pensamientos racionales, optimistas u objetivos, seguramente nuestras emociones y comportamiento serán más prácticos y felices; esta otra frase nos resume lo anterior: "El que puede cambiar sus pensamientos puede cambiar su destino" (Stephen Crane). Cuando la mala suerte nos ataca, debemos tratar de dar la vuelta a la situación o pensar que siempre podría haber sido peor. El optimista no es aquél que no ve las dificultades, sino aquél que no se asusta ante ellas, ni se echa para atrás. Por eso podemos afirmar que las dificultades son ventajas, las dificultades maduran a las personas, las hacen crecer.
  • Asumir riesgo: esta técnica viene en dos vías: una es cuando nos arriesgamos a actividades que produzcan adrenalina; claro que debemos de tener cuidado en no arriesgar nuestra vida. Las actividades de riesgo pueden ser montar en parapenti, acampar en una zona segura pero retirada de la ciudad, en fin, lo importante acá es la creatividad. La otra forma de asumir riesgos es hacer proyectos o actividades donde no tengamos mucho dominio: muchas veces el miedo al fracaso es lo que nos frena; hagamos caso de esta frase de Emma Thomson: "Los únicos errores que cometemos en la vida son las cosas que no hacemos". Tenemos sueños, queremos resultados, buscamos oportunidades, pero no siempre estamos dispuestos a correr riesgos. No siempre estamos dispuestos a transitar caminos difíciles.
  • Carta de agradecimiento: Martín Séligman en su libro de "La Auténtica felicidad" propone esta técnica como una actividad que nos hace sentir bien y lo propio a la otra persona. Esta técnica consiste en escribir una carta de una página donde se agradece a alguien que ha hecho cosas por nosotros, cuando la carta esté lista, invitamos a esa persona a algo y le entregamos la carta. Es un gesto que hará sentirnos dichosos y también a la otra persona, como dice el poema de Amado Nervo: "en vida hermano… en vida".
  • Lista de logros: es una técnica principalmente para incrementar la autoestima; consiste en hacer una lista de logros y éxitos obtenidos durante toda la vida; no es necesario que sean cosas grandes: pueden ser pequeños logros como por ejemplo: ser felicitado por algo o ganarse una pequeña rifa. Esta lista se hace poco a poco, la idea es irla completando a medida que vamos recordando; pueden ser logros de la niñez también.
http://www.youtube.com/watch?v=BpEwr7_fkJw

http://www.monografias.com/trabajos65/psicologia-positiva/psicologia-positiva.shtml

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada